Datos personales

chelo 2

 

Mail:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Dirección

C/ Torrenueva nº 15, 4ºB

23400 Úbeda (Jaén)

 

 

En artículos anteriores se han descrito las posiciones media, primera, segunda y cuarta. Este artículo es un resumen de las siete posiciones convencionales del violonchelo (además existen las posiciones de pulgar, los armónicos naturales y los armónicos artificiales que no son objeto del artículo)

Conviene distinguir la diferencia entre lo que es una posición "cerrada" y una posición "abierta":

  • Posición cerrada: Los dedos de la mano izquierda están separados una tercera menor (un tono y un semitono). Para las posiciones bajas del registro, es decir, desde la media hasta lo que he denominado "up Cuarta/Low quinta" se utilizan cuatro dedos. Sin embargo, para las posiciones altas del registro se utilizan sólo los dedos 1, 2 y 3. Sería demasiado incómodo utilizar el meñique en una posición tan baja del diapasón.
  • Posicion abierta: Los dedos de la mano izquierda se separan una tercera mayor (dos tonos). Un poco mas adelante detallaremos todos estos asuntos.

Resulta un tanto complicado encontrar bibiliografía donde se explique adecuadamente la digitación del violonchelo mas allá de la primera posición en su variante cerrada, al contrario de lo que ocurre con las técnicas de ejecución de la mano derecha (el arco). Una violinista, familiar mío, tiene una frase curiosa para describir esta situación: según ella, la mano derecha es la mano artista y la mano izquierda es la que trabaja. No le falta razón.

La mano izquierda es olvidada en pro de la derecha y si bien es cierto que su labor es casi exclusivamente (excepto el vibrato) la de posicionar los dedos adecuadamente para que la mano derecha pueda trabajar la nota seleccionada, no es menos cierto que llegar a dominar de manera automática la posición en que los dedos han de situarse sobre el diapasón en cada momento es una labor muy dura que requiere años de entrenamiento.

El violonchelo, como sus primos los violines, violas y contrabajos, es un instrumento que carece de trastes en el diapasón. Obviamente, esto es una dificultad añadida en la técnica de interpretación del instrumento porque hemos de situar los dedos "de memoria" y con gran precisión: Una desviación de incluso medio milímetro da lugar a notas desafinadas porque es el propio dedo el que define el punto en el que se encuentra el nodo de la cuerda y, por tanto, su longitud efectiva. En los instrumentos que disponen de trastes es algo mas sencillo porque es el propio traste quien define el extremo de la cuerda, independientemente de que el dedo se deslize entre los trastes; sólo se necesita la posición relativa, sin embargo, en un violonchelo, la posición del dedo es absoluta.

El diapasón de un violonchelo tiene una longitud considerable y son muchas las notas que se pueden ejecutar, y además, una misma nota puede seleccionarse de varias maneras diferentes (en su momento hablaremos de las posiciones de pulgar que aprovechan armónicos para generar notas aun mas agudas). Naturalmente, las posiciones de la mano izquierda y de los dedos están perfectamente sistematizadas, aunque nunca bien descritas en la bibliografía.

En este artículo se va a realizar una descripción sistemática de la digitación en las posiciones primera (la que se aprende en el primer año de estudios musicales), segunda, cuarta y media.

En el artículo anterior analizamos brevemente el origen de la escala musical natural o pitagórica. En este nuevo artículo abordaremos los problemas que tal tipo de escala presenta.

El tempo musical es un concepto que da lugar a muchos errores y falsas interpretaciones. Así, por ejemplo, la mayoría de la gente supone, falsamente, que el tempo se mide en negras por minuto. Esto es un completo error: El tempo indica el número de pulsos o tiempos que se interpretan por minuto de un determinado tipo de compás y su unidad es el bmp (Beats Per Minute). De hecho, no es raro encontrar en programas informáticos que funcionan como metrónomos, para ordenadores o para dispositivos smartphone, una implementación completamente errónea de los algoritmos de temporización.

El metrónomo es un instrumento utilizado por los músicos para mantener con precisión el "tempo" de una composición musical. Fue inventado a principios del siglo XIX como un dispositivo mecánico basado en un mecanismo de relojería con péndulo, que indicaba con un sonido el comienzo de cada uno de los tiempos que componen un compás.

Un compás es una unidad métrica musical compuesta por varios tiempos o partes (también se les llama pulsos o "beats" en inglés) que se organizan en un grupo.